8/4: LA CARRERA DEL SIGLO de Blake Edwards

Siguen las “Noches de autocine”. El reportero Blake Edwards nos trae una ambiciosa competición a lo ancho del globo. ¿Quién no le cambiaría un neumático a Natalie Wood?

La carrera del siglo de Blake Edwards (Estados Unidos, 1965, 150′)

The Great Race

Así debería ser la cajita feliz de Hollywood
La carrera del siglo es un muy buen ejemplo de cine de calidad industrial, comercial, hollywoodense, una millonada de dólares gastados es un show ostentoso… pero a diferencia de las muchas producciones actuales, un show que además de ostentoso es creativo y juguetón.
Desde el vamos, la idea de la película, una carrera de autos ultra modernos desde New York hasta París pasando por Rusia, da lugar a la creación de una caja de juguetes. A gastarse la millonada en hacer juguetes estrambóticos, escenarios coloridos y efectos especiales hilarantes. En dar cuenta que los efectos especiales son (eran) eso, que King Kong era un juguete al igual que Godzilla es un traje de goma, que estos efectos especiales abrazaban su artificialidad pero al mismo tiempo se integraban a la realidad física que registraba la cámara (una fuerte diferencia con el efecto especial digital). Por algo la película es puro humor físico, siendo estos autos locos extensiones de la irrealidad física de los actores.
También un homenaje al cine mudo, al cine de humor físico cuya estela continúa, dedicada a Laurel & Hardy, dedicada a ellos una pelea de pasteles también, pero esta vez a colores. Pero también está inscripta dentro de cierto humor ya no clásico, el humor de Blake Edwards, cercano a un Peter Sellers o a un Jerry Lewis.
El devenir de los cuerpos de los comediantes en cartoons, en dibujos animados reales.  Por algo la película luego se convirtió (aunque los nombres no sean los mismos, los arquetipos sí lo son y “Los autos locos” también) en una serie animada, y Peter Falk (tan extraño verlo acá sin ser Colombo ni estar en una película de Cassavetes) se convirtió en un perro que ríe, en un Patán. Gabriel Von Sprecher
Esta entrada fue publicada en Funciones, Textos/Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s