14/12: KILLER JOE de William Friedkin

La última y en más de un sentido bizarra película del maestro norteamericano Friedkin en “Esto no es un ciclo”.

Killer Joe de William Friedkin (Estados Unidos, 2011, 102′)

Killer Joe 2

Killer Joe es la última película de William Friedkin, cineasta famoso por haber dirigido El exorcista y por creer en el diablo. No es el comienzo más alentador para una reseña y es probable que ya varios lectores hayan abandonado (¿récord de disuasión sobre cantidad de caracteres?). Tampoco me convencen mucho estas sentencias por parte de Friedkin, sí un poco más sus películas, donde la creencia en el príncipe de las tinieblas tiene efectos más interesantes. Tomemos Killer Joe, entonces, cuento efectivamente diabólico. Su trama gira en torno a un grupo familiar de Dallas que toma la decisión de asesinar a otro miembro del árbol genealógico, cobrar su seguro de vida y saldar deudas con matones. Ellos son Chris (Emile Hirsch, el de las deudas, además de un tipo singularmente desafortunado), su padre Arles (Thomas Haden Church, mecánico algo alienado), la hermana Dottie (Juno Temple, tentadora virgen) y la madrastra Sharla (Gina Gershon, algo infiel). Contratan a Killer Joe (Matthew McConaughey), seudónimo de un policía del estado de Dallas que hace horas libres como asesino a sueldo. El asesinato es casi un macguffin y Killer Joe recuerda un poco a ¿Quién mató a Harry?, aquella película donde el cadáver servía de excusa para explorar las relaciones de un grupo de personas, pero también por sus empleos del humor negro. Otra conexión que se podría hacer es que cada una trabaja el cine con una marcada vena artificial. Pero Killer Joe mueve estos materiales por un camino completamente distinto. Es otro caso en que Friedkin juega a demoler su propia película. El primer tramo es la historia de un vestido negro, de la red de persuasiones, información, casualidades y acuerdos por los que hay que pasar para llegar a ese vestido. Esta primera parte es nerviosa, agitada, pero también de una relativa estabilidad, de una violencia que corre un par de centímetros la escena pero que todavía no se fue de las manos. Gira en torno a la entrega sexual de Dottie a Joe, como seña por el pago de sus servicios. Hasta llegar a esa larga escena en que Dottie se pone el vestido apenas un par de segundos y luego lo deja caer, podría decirse que la película filma a un grupo de seres participando de la firma de un bizarro contrato de convivencia. El segundo tramo de la película es aquel en que descubren los pasajes en letra chica de dicho contrato. Friedkin pone en marcha la demolición. De pronto la violencia alcanza definitivamente los cuerpos, los personajes vagan desorientados, los rostros se desfiguran, Chris queda convertido en zombie, la lógica sufre perforaciones. El espacio se va cerrando sobre el tráiler en que vive la familia y en que todo explota desquiciadamente. Es la película en que un vestido negro se transforma en una pata de pollo frito. Lo inquietante de Killer Joe está en cómo su anécdota terrible contada con incrustaciones sintéticas, con gran incorrección, como una broma macabra, deshace cualquier centro posible, y con ello cualquier espacio para la lectura psicológica, el estudio de personalidad o la interpretación sociológica con que podría entretenernos algún periodista de policiales. Con sus agujeros, sus efectos desprovistos de causa, sus brotes repentinos, su azar demoníaco, Friedkin nos perturba con un objeto resbaladizo a las explicaciones. El cine, a veces, no se trata de comprender mejor el mundo sino todo lo contrario. Killer Joe es la idea del cine como un espacio para hacerse las preguntas más insólitas. Martín Alvarez
Esta entrada fue publicada en Funciones, Textos/Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s