27/11: LA INVASIÓN DE LOS USURPADORES DE CUERPOS de Don Siegel

Cierre del ciclo Enigmas del futuro con un clásico del cine de culto dirigido por Don Siegel.

La invasión de los usurpadores de cuerpos de Don Siegel (Estados Unidos, 1956, 80′)

La invasión de los usurpadores de cuerpos es por su parte un involuntario homenaje al extra de cine. El extra como mera presencia, pero de una importancia vital para la realización de una película, para la realización de esta película. Una alegoría anticomunista, una fábula anti-macarthista, mucho se ha especulado, poco importa. Lo que sorprende son esas presencias. Esos cuerpos filmados a la distancia, en planos generales, deambulando, errando por el plano. A veces corriendo detrás de la pareja protagonista, casi siempre caminando, nunca muestran una expresión discernible en sus rostros, en clara oposición a los actores principales, forzados a interpretar, a actuar y a hacerlo de forma cada vez más histriónica. En esa dialéctica entre el trabajo actoral del principal, Kevin McCarthy, cada vez más desesperado y sucio, gritando en primer plano hacia la cámara; y ese tipo que ni aparece en los créditos pero si lo hace allá a lo lejos en el plano más general de todos, es donde se crea una obra singular y otra película que va ganando en tensión con el correr de los minutos. Santiago González Cragnolino
La guerra fría y el miedo a la invasión están en la Ciencia Ficción de los 50. En La invasión de los usurpadores de cuerpos está el miedo al comunismo. Los habitantes del pueblo van siendo suplantados por gente sin pensamientos, todos iguales. Es un terror que surge en el mismo hogar, infiltrado e infiltrándose. Así como también en la película está la incertidumbre ante la situación, porque mas allá incluso del cine de Ciencia Ficción, la modalidad de la sugerencia surge en un tipo de cine de conflictos políticos. En París nos perteneceLa colonia penal y Ice la situación parece tan incomprensible, tan amplia, que no podemos mirarla realmente, y entonces se convierte en una sugerencia. Gabriel Von Sprecher
Esta entrada fue publicada en Funciones, Textos/Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s