Mar del Plata 2012 (4)

Se ve que andan de juerga nuestros corresponsales. Mar del Plata va por su quinto día y Naranjo recién manda sus anotaciones del segundo. ¡Cuenten más, muchachos!

Mar del Plata – Día 2

por Leandro Naranjo

Mi rencuentro con el coreano Jan fue tan positivo como se esperaba, aún cuando su segunda película no tiene nada que ver con la primera (a excepción de la pequeña escena de violencia coreana, especie de sueño o flashforward). La otra película coreana del día fue de lo mejor. Para arrancar y cerrar la jornada, aposté a las comedias británicas pero salí perdiendo: la primera no me resultó muy cómica, y a la segunda la vi entre alucinaciones somníferas.
Sightseers
La presentación de esta película incluyó una defensa del género que, conociendo el desenlace, no expuso argumentos comprobables. Quizás hubo tres o cuatro gags efectivos, pero en términos generales fue una experiencia poco satisfactoria: hay una corriente humorística que pretende hacernos reír con el absurdo por sí mismo. Uno de los chistes más celebrados es una especie de remake del accidente canino que en Loco por Mary fue explotado hace ya muchos años.
Bleak Night
Excelente. Esta es una película que tiene mil detalles y de la que podrían escribirse mil cosas, aún cuando apuesta fuerte a un guión clásico y a una puesta en escena sencillamente adecuada a la acción. Inteligente, emotiva y efectiva. El foco está puesto sobre la dinámica psicosocial de un grupo de compañeros de colegio, que comenzamos a descifrar en la medida en que el padre de uno de ellos decide hacer lo propio. Su hijo ha muerto pero las razones no son claras para él, que hace su aparición una vez que las cosas ya han sucedido y son irreversibles. Por momentos, pareciera que asistimos a una escena de El Padrino, y sin embargo ahí suceden los diálogos más relevadores acerca de la psicología de nuestros protagonistas. El final está muy bien resuelto, aún cuando carga con la anticipación determinante de una muerte, dolorosa e innecesaria.
Sleepless Night
Este es el coreano que estaba esperando. Su segunda película es más austera que la anterior, y denota una claridad exploratoria admirable. Sus descripciones son perfectas, sabe muy bien de qué está hablando y cómo debe filmarlo. Una película doméstica que en 65 minutos –y sin abandonar la modestia formal y narrativa- dice mucho acerca de la clase media, el trabajo, el matrimonio y la familia.
Je suis venu vous dire… Gainsbourg par Ginzburg
Salvado por la gran voz en off de su protagonista, es un documental convencional, anecdótico y nada arriesgado. Cada vez que abandona el apoyo del material de archivo, fracasa estrepitosamente. Cumple el objetivo de dar a conocer la previamente construida imagen pública de un personaje reconocido, y ahí agota sus recursos.
Los ocho sentenciados
Destacable óctuple interpretación de un mismo actor. Una voz en off relata toda la película, organizada de acuerdo a las memorias de un duque condenado a la horca por la razón “menos esperable”, entre todas las posibles. Algunos planos con buena profundidad de campo hacen del humor una cuestión formal, y eso es destacable. No estaba lo suficientemente despierto como para juzgar esta película, pero intuyo que era buena.
Esta entrada fue publicada en Festivales/Muestras, Mar del Plata 2012. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s