21/11: EL PROCESO DE JUANA DE ARCO de Robert Bresson

El proceso de Juana de Arco de Robert Bresson (Francia, 1962, 65′)

“Es que Juana de Arco nos pertenece a todos. ¡Hasta yo hice una!”. Algo más o menos así contestó Jacques Rivette la vez que le preguntaron por la película sobre la pucelle que por entonces preparaba Luc Besson. Sobre todo a los franceses, naturalmente, cuya producción de películas de Juana de Arco sobrepasa a la de naturalezas muertas por parte de las escuelas de Bellas Artes. También hizo la suya Robert Bresson, en 1962, llamada El proceso de Juana de Arco. Como el título hace suponer, la película evita el período guerrero propiamente dicho del personaje y se ocupa de una batalla posterior y de otro tipo: la de Juana respondiendo una a una las preguntas y las acusaciones del tribunal eclesiástico que la condenaría a la hoguera (por parlotear con Dios casi tanto como por vestirse de hombre). El proceso de Juana de Arco es un caso de trial movie que también puede verse como una película de Andy Warhol: un documental del cuerpo de Florence Carrez, un monolito suave apuntalándose a sí mismo en el centro de una sala rodeada por lobos (y un cuerpo que incomoda al cinéfilo por su belleza muy parecida a la de Antoine Monnier, el muchacho protagonista de El diablo probablemente). También nos permite recorrer el camino entre la sala del tribunal y la celda, paseo que descubre al tribunal como una conspiración omnipresente e irremediable contra la protagonista. En tercer lugar, se puede ver la película cuyo trabajo sobre las palabras menos que en su correcta interpretación hace pensar en sus efectos sobre los actores al pronunciarlas. Con su cuerpo obstinado y su voz de una sola pieza, el retrato de Juana de Arco de Bresson se centra en su tenacidad y la siempre heroica situación en que un individuo discute con las autoridades. Mientras la comunidad, el tiempo y el espacio se cierran sobre Juana, el espectador sospechará que esa mujer, efectivamente, oye voces divinas. Mucho menos creíble es la amplia mayoría que sostiene lo contrario. Martín Alvarez
Esta entrada fue publicada en Funciones, Textos/Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s