Enigmas del futuro: Ciclo de ciencia ficción del pasado (I)

Esta noche da comienzo un ciclo de piruetas por el tiempo con cuatro películas (y cuatro capítulos de La dimensión desconocida, toda una novedad) de la ciencia ficción de antaño, pero con pleno derecho a reclamarse actuales. A continuación va un primer texto de presentación. Hay otros dos, que publicaremos en las próximas semanas, estén atentos. Al final, la programación completa del ciclo, que empieza hoy con El enigma de otro mundo.

por Gabriel Von Sprecher

Había un grupo de películas que me gustaban mucho, que me parecía que sugerían o contenían la esencia del cine que más disfruto, que en cierta manera me remitían a mi escritor favorito, H.P. Lovecraft.
La realidad del cine es recortar, la imposibilidad de un todo, pero esto es algo que el cine puede resolver narrativamente, como lo hacía Lovecraft, y que al final logra expandir la película a un lugar justamente inabarcable o inimaginable. Hay toda una parte del cine que me parece que sigue esta línea.
Al final de El increíble hombre menguante, cuando gracias a su transformación capta una realidad distinta y pronuncia su discurso final no se nos deja ver su devenir, no existe más su devenir, pasa a ser parte de un mundo abismal, infinito, la conclusión más abierta posible. Y si queremos, podemos imaginar que en esa infinidad a la que llegó el hombre menguante es a donde ocurren todas estas historias, y que capaz él está ahora en el mundo de Barbarella, Flash Gordon o algún otro.
Como estar muerto/Cómo estar muerto (Manuel Ferrari, 2008) o El pasante (Clara Picasso, 2010), por ejemplo, se expanden constantemente, se te dicen cosas, se te muestran acciones y se te da la posibilidad a todo, no necesariamente a una explicación, sino a miles de ellas, o más bien a la posibilidad de todas ellas. O sea, ya no a algo concreto si no a una especie de infinito sugerido, un equivalente a la mitología no expresamente enseñada de los libros de Lovecraft. Se te da la posibilidad de pensar en lo que podría configurar y darle lógica al mundo de la película que vemos, sin necesariamente pensar en algo concreto.
Estas dos películas argentinas tienen reminiscencias a Invasión de Hugo Santiago, una película también de atmósfera densa, con pocos recursos, mucha sugerencia, y además, de Ciencia Ficción. Como las películas de este ciclo, que también comparten las restantes características. La Ciencia Ficción, que es un género que trabaja muchas veces con cosas inmostrables y con bajos presupuestos, asi que hasta antes de la llegada de Lucas y los efectos especiales, es lógico que se valga de la sugerencia.

El enigma de otro mundo

Howard Hawks es el productor (y parece que el autor también) de El enigma de otro mundo. Una de las características del cine de Hawks era rehuir el “no mostrar”: todo podía ser puesto y resuelto en la pantalla. Pero en este caso se trató de cosas que eran inmostrables. Hawks lo resuelve mostrando sin mostrar: a la criatura venida desde el espacio se la ve en sombras, siempre en plano general; el encuentro con la nave se muestra sin mostrar la nave pero aun así mostrando el encuentro, en una escena impresionante.
Si hay una razón para que las películas clase B de Ciencia Ficción se volcaran a esta idea de no mostrar sino de sugerir es la falta de presupuesto. Así es como en La dimensión desconocida se trataban temas cósmicos o épicos solo con un puñado de actores y un par de escenarios.
Y hablando de La dimensión desconocida, la razón de su autor para volcarse a la Ciencia Ficción fue el poder tratar ciertos temas políticos, él dijo: “Los marcianos pueden decir cosas que los republicanos y los demócratas no”. Y en el cine de Ciencia Ficción de los 50 hay un gran reflejo de la situación política, y de los miedos de los yanquis.
La guerra fría y el miedo a la invasión están en la Ciencia Ficción de los 50. En La invasión de los usurpadores de cuerpos está el miedo al comunismo. Los habitantes del pueblo van siendo suplantados por gente sin pensamientos, todos iguales. Es un terror que surge en el mismo hogar, infiltrado e infiltrándose. Así como también en la película está la incertidumbre ante la situación, porque mas allá incluso del cine de Ciencia Ficción, la modalidad de la sugerencia surge en un tipo de cine de conflictos políticos. En París nos pertenece, La colonia penal y Ice la situación parece tan incomprensible, tan amplia, que no podemos mirarla realmente, y entonces se convierte en una sugerencia.

Programación del ciclo:

6/11 – El enigma de otro mundo de Christian Nyby y Howard Hawks + Eye of the beholder de Douglas Heyes (corto) / 13/11 – El increíble hombre menguante de Jack Arnold + Time enough at last de John Brahm (corto) / 20/11 – El hombre con visión de rayos X de Roger Corman +Little girl lost de Paul Stewart (corto) / 27/11 – La invasión de los usurpadores de cuerpos de Don Siegel + A world of difference de Ted Post (corto) / *Los cuatro cortos son capítulos seleccionados de la serie La dimensión desconocida. Se exhibirán al finalizar la película principal.
Esta entrada fue publicada en Funciones, Textos/Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s