SIP’OHI – EL LUGAR DEL MANDURÉ – Estreno argentino de Octubre

SIP’OHI – EL LUGAR DEL MANDURÉ
de Sebastián Lingiardi (Argentina, 2011, 70′)

Octubre en Cinéfilo
Jueves 4 (con presencia del realizador), 11, 18 y 25/10 – 20.30 hs.

Sip’ohi – El lugar del Manduré / Dirección: Sebastián Lingiardi / Guión: María Paz Bustamante / Fotografía: Sebastián Lingiardi / Edición: Sebastián Lingiardi / Producida por María Paz Bustamante y Sebastián Lingiardi / Argentina, HD, 2011
Sebastián Lingiardi nació en 1984 en Buenos Aires, y vivió en la provincia de La Pampa. Estudió en la Universidad del Cine. Su primer cortometraje, Seguir órdenes (2006), obtuvo el primer premio en el Festival Internacional de Escuelas de Cine. Además, trabajó como montajista en El contrabajo (Alejo Franzetti, Bafici ’08) y dirigió Las pistas – Lanhoyij – Nmitaxanaxac (Bafici ’10).

* * *

Algo en lo que sin duda ocupan mucho tiempo en la Universidad del Cine (FUC) es en ver miles de veces Invasión de Hugo Santiago, película que parece haber influenciado con fuerza a egresados como Manuel Ferrari (Cómo estar muerto/Como estar muerto), Matías Piñeiro (Todos mienten), Alejo Moguillansky (Castro), o Nicolás Grosso (La carrera del animal). Sebastián Lingiardi, otro alumno de la escuela, introdujo con su ópera prima Las pistas – Lanhoyij – Nmitaxanaxac (2010) la innovación de llevar el género ya un poco convencional de “relectura de Invasión” al bastante más ignoto de “policial de traductores”. Retirándose del marco metropolitano que le daba Buenos Aires a la película de Santiago, aunque igualmente seducido por las caminatas sobre veredas y la cartografía de líneas rectas, Lingiardi se instaló en Chaco y trazó en Las pistas un enfrentamiento y carrera de bandos en que wichís, tobas y blancos se cruzan en una trama en torno al idioma, su posesión, transmisión y desciframiento.
Es quizá un avance lógico que luego de estos interrogantes lingüísticos, Lingiardi vuelva a Chaco con una pregunta por la voz de las diversas culturas que lo habitan, tema central en Sip’ohi – El lugar del Manduré, su segunda película. Un fugaz plano inicial nos muestra a un hombre frente a su computadora y luego de esto entramos a un largo plano de dos manos que tratan de obtener fuego mientras alguien en off nos cuenta la leyenda de un tigre especialmente mezquino con dicho elemento. El hombre de la computadora es Gustavo Salvatierra, que algo cansado de la ciudad decide volver a su pueblo natal, Sip’ohi. A medida que esta visita de Salvatierra se desarrolla y la película va siendo tomada por varios relatos míticos de los wichís, Lingiardi logra algo que recuerda a ciertos pasajes del cine de Apichatpong Weerasethakul, esos momentos en que el cine colabora como paisaje suave para que una cultura fundamentalmente oral se presente y discurra en la pantalla. La película nos permite visitar Sip’ohi, encontrarnos con sus habitantes, ingresar a la naturaleza, pero su verdadero secreto es ponerse al servicio de esas voces que se van sucediendo. Preguntarse por las voces de una cultura ajena es también preguntarse por cómo escucharlas, es decir traducirlas, y Lingiardi encuentra con el cine una herramienta para hacerlo menos imposible. Y así, mientras las leyendas nos envuelven y  contemplamos tranquilamente el río, la película no se exime de hablar de la lucha del pueblo wichí por su reconocimiento. En la fascinante charla que mantienen sobre el asunto también escuchamos que Félix Segundo, un wichí más joven que escucha a Salvatierra con una mezcla de humildad y escepticismo, le lanza una advertencia sobre los blancos: “Vienen, sacan sus cuadernos, sus grabadoras, sus cámaras. Sacan, juntan y se van. Nunca más vuelven. Bueno, algunos vuelven, pero nunca se quedan.” Martín Alvarez
En su anterior película, Las pistas – Lanhoyij – Nmitaxanaxac, Lingiardi y María Paz Bustamante (su guionista) utilizaban inteligentemente las culturas wichi y toba para construir una historia de espías e identidades falsas, dándole a ese “otro” ignorado por la cultura nacional una novedosa presencia cinematográfica. Con Sipo’hi, desnudan a su cine de las capas ficcionales, pero sólo para encontrarse con muchas otras ficciones: las narraciones propias de aquellas culturas aborígenes; una serie de leyendas que conforman el centro de la película. Buscando algo de tranquilidad, Gustavo Salvatierra vuelve a su tierra, Sipo’hi, en el Impenetrable chaqueño, con el objetivo de escuchar y recolectar esa historias, transmitidas oralmente de generación en generación desde hace años. Frente a ellas el protagonista –y con él los espectadores– descubrirá una manera sorprendente de sentir y ver la vida y la naturaleza, desde una mirada que tiene tanto de cercana como de ajena. Catálogo BAFICI 2011

* * *

Quintín y Flavia de la Fuente en su cobertura del BAFICI 2011:
(…)
F: Hoy estamos apurados porque tenemos que ir a cenar con Mark Peranson. ¿Cuál fue la segunda epifanía del día?
Q: No llegó a ser una epifanía pero Sipo’ho-el lugar del manduré es ciertamente una película importante.
F: ¿De qué país es?
Q: Argentina, dirigida por Sebastián Lingiardi. Es un documental que intenta reflejar la cultura wichí tomando como centro un pueblo del Chaco. El tema antropológico siempre es muy complicado y con gran facilidad se cae en el paternalismo, la postal turística o el panfleto político. Lingiardi se toma las cosas con calma y, como Marie Losier, inscribe su película en el proyecto de los protagonistas, que es lograr un retrato fiel de su cultura más para ayudar a la comprensión de los propios paisanos que para exhibirse hacia afuera y luchando a veces contra las autoridades y hasta contra sus propios caciques. La película está estructurada a partir de un supuesto programa de radio y también de una serie de relatos a cargo de los viejos del pueblo que sorprenden por su frescura y su carácter abierto, tanto como por la naturaleza de uno de los dioses, un personaje muy sabio pero al que los animales engañan y terminan matando en cada aventura. El dios wichí es frágil y se muere a cada rato como si fuera un dibujo animado.
(…)
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s