21/8: ARSÉNICO Y ENCAJE ANTIGUO de Frank Capra

Película del gran Frank Capra con el agilísimo Cary Grant para la tercera función de “Un día en la vida”.

Arsénico y encaje antiguo de Frank Capra (Estados Unidos, 1944, 118′)

Un día en la vida de la casa de la familia Brewster. En Arsénico y encaje antiguo, la mayor parte del relato transcurre dentro de este espacio. Allí se encuentran y desencuentran los distintos miembros de la excéntrica familia: Mortimer (Cary Grant), el autor best seller sobre libros que pregonan en contra del matrimonio, el favorito de las aparentemente inofensivas tías Abby y Martha; el tío Teddy, quien cree ser el vigésimo sexto presidente de los Estados Unidos, Theodore Roosevelt; y siempre presente, el hermano perdido Jonathan, quien suscita recuerdos poco agradables en sus familiares.
La particularidad que tiene esta casa no es sólo que es habitada por esta colección de personas insólitas. El edificio no es el mero continente de los personajes. La casa parece tener vida propia. Parece, digo, porque no está dotada de una personalidad, ni está poseída por un espíritu. Es una entidad cambiante, maleable, reflectiva. La atmósfera que adquiere es siempre un reflejo del personaje que domina la escena, esto es, el que cumple el rol activo y dominante dentro de lo que son las disputas que se dan en el seno del hogar. Del clima apacible y ligero que experimentamos con las tías, a la oscuridad total de las apariciones de Jonathan, al descontrol inevitable que invocan las intervenciones de Teddy. En realidad, como ya verán, se trata todo de una representación. La casa es un estudio de filmación y detrás de la ilusión, detrás de la cámara está el gran Frank Capra. El trabajo de iluminación, que permite estos pasajes de un clima a otro; la cámara siempre ubicada de modo tal que podemos saber exactamente dónde se encuentra cada elemento y cada habitación, cómo si hubiéramos habitado la Mansión Brewster por años; el trabajo con cada uno de los actores, y un largo etcétera hacen de este uno de los mejores trabajos de una carrera ya destacada. Voy más allá, con Arsénico… Capra no hace una de las mejores comedias negras que se hayan filmado. Inaugura un género nuevo: la comedia tenebrosa.
No podemos dejar de mencionar a Cary Grant, esa criatura de la edad mitológica del cine, el Hollywood Clásico. Mitad galán, mitad payaso puede manejar cualquiera de los dos registros a la perfección. Y siempre a gran velocidad. En este caso, la comedia le permite dar rienda suelta a toda su capacidad hiper-kinética. El tipo está desatado.
¿Por qué hacer una película que transcurre en un solo día? A veces es difícil seguirle el paso a Cary Grant. Santiago González Cragnolino
Esta entrada fue publicada en Funciones, Textos/Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s