20/8: CASO CLÍNICO EN LA CLÍNICA de Frank Tashlin

Recta final del foco Jerry Lewis programado por los Von Sprecher Bros. Esta noche, una película también conocida como “El matasanos“, y otra de Lewis dirigido por el genial Frank Tashlin.

Caso clínico en la clínica de Frank Tashlin (Estados Unidos, 1964, 89′)

Una película que tenga una irrealidad de cartoon en sus gags y que paralelamente desarrolle un melodrama de manera seria. Parece un asunto imposible. Aquí está la película que lo logra.
Lewis está más cerca que nunca de ser un dibujo animado. Por supuesto, nunca un Bugs Bunny o un Correcaminos, siempre estará más cerca de un Porky o un Coyote, o alguna vez, a lo sumo, un salto de locura al estilo del Pato Lucas. En los primeros momentos de la película vemos a Lewis correr, gesticular y explotar de una manera que no sabría si definir de infrahumana o sobrehumana, pero definitivamente no humana, un cartoon.
Pareciera que desde el principio la película fuera hacía el lado de la sucesión de gags. Aparece la versión humana del Pato Lucas, la capacidad de Lewis para ignorar la lógica física, esa capacidad concentrada en pequeñas situaciones. Todo parece acordar con las bases de las restantes películas de Lewis. De repente, entra un personaje, se forma un triangulo amoroso y la parte dramática de la película respira. A diferencia de las otras películas de Lewis donde el drama se convertía en moralina cobrando un aire artificial o forzado, es un melodrama digno de Douglas Sirk.
Entonces la película logra naturalmente cruzar un capitulo de los Looney Toones con un melodrama serio. ¿Cómo? ¿Qué manera puede haber de que esas dos formas que se pensarían opuestas puedan convivir de manera totalmente orgánica? No tengo idea. Ahí reside la genialidad de la película, más allá de su modernidad y la tendencia a mostrar el artificio, de alguna manera la película oculta sus maneras, muestra el artificio superficial para ocultarnos la esencia que crea la película, la que le permite hacer convivir elementos dispares, diversos, en algo que podríamos llamar cine moderno, podríamos llamar cine clásico. Gabriel Von Sprecher
Esta entrada fue publicada en Funciones, Textos/Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s