14/8: BUCAREST 12:08 de Corneliu Porumboiu

Segunda función del ciclo “Un día en la vida”. Desopilante emisión de la televisión rumana. ¿Fue revolución o no?

Bucarest 12:08 de Corneliu Porumboiu (Rumania, 2006, 89′)

Un día en la vida de Virgil Jderescu: Todo transcurre en la víspera de navidad, en la ciudad de Bucarest. Pasaron 16 años desde los eventos que llevaron a la caída del régimen comunista rumano. Virgil es el conductor de un programa televisivo amateur. Para la emisión de ese 22 de diciembre, el presentador invita a dos particulares conciudadanos, presentes en las manifestaciones de aquel día de 1989 en el que se derrocó al gobierno del dictador Nicolás Ceaucescu. Para el conductor, todo el asunto se trata de responder a una pregunta: lo sucedido hace 16 años ¿fue o no una revolución? Si acordamos con lo que escribe Jacques Rancière, lo real es siempre objeto de una ficción. “Es la ficción dominante, la ficción consensual, la que niega su carácter de ficción haciéndose pasar por lo real en sí” (El espectador emancipado, 2010). Es así cómo se escribe la historia, cómo se legitiman los discursos oficiales, cómo se afirma el Poder. En este caso lo que hace Virgil Jderescu (desde su ignorancia, desde sus ínfulas de erudición) es, inadvertidamente, construir una ficción televisiva en torno a lo real. Invita a un par de sujetos devenidos “panelistas”; toma llamados de la audiencia, qué, al modo del reality show, dan su voto sobre la cuestión a zanjar. Con la misma facilidad con la que se decide “quién sigue en La Casa” o “quién abandona el concurso de baile”, se dirime la historia del país. El realizador Corneliu Porumboiu toma el punto de vista de la cámara televisiva. Camuflado en un aparente chiste sobre la impericia de un camarógrafo inexperto, con verdadero pulso cinematográfico, el realizador se adueña de la principal arma televisiva. Hace suya la cámara e impugna la mentira de la democracia televisada. Devela el ridículo de hacer de la historia un relato único y explicado con una precisión irreal: Bucarest, 12:08. No se trata de abordar un “día histórico”. La historia se construye, y se construye todos los días. Santiago González Cragnolino
Esta entrada fue publicada en Funciones, Textos/Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s