10/8: ZACHARIAH de George Englund

Esta noche pistoleros y rockeros se baten a duelo en el extraño western alucinado de George Englund. Protagonizada por John Rubinstein y Don Johnson (mucho antes de ser el flamante detective Crockett de Miami Vice).

Zachariah de George Englund (Estados Unidos, 1971, 93′)

La idea de acid-western desarrollada por Jonathan Rosenbaum a propósito de Dead Man se amolda bien a la película de George Englund: una adaptación libre en clave de western del Siddhartha de Hermann Hesse. Mediante el mito del pistolero se introduce una sensibilidad política y artística identificable con la contracultura americana de los años ’60: el pacifismo, la contemplación, el amor libre, etc.. Zachariah y Matthew llevarán a cabo un viaje de iniciación como pistoleros en el que el destino los separará y finalmente los enfrentará. La película comienza con un gran plano general de un desierto por el que pasa galopando un jinete, mientras escuchamos los primeros rasguidos de una guitarra eléctrica. Lo siguiente que vemos es un trío (guitarra, batería y bajo) tocando en vivo, en ese mismo desierto, la melodía que escuchamos desde el plano anterior. Luego el jinete que cruzaba la llanura descubrirá, en una caja que recibió por correo, una pistola. El rock y la pistola son objetos que simbolizan un rito de iniciación, el comienzo de la adolecencia y el inicio de una carrera de pistolero. Durante el resto de la película el rock aparecerá en las escenas a través de la banda sonora o directamente en secuencias musicales, casi videoclips en los que la pandilla “The Crackers” (interpretada por la banda de rock psicodélico “Country Joe and The Fish”) irrumpe en el espacio público e improvisa shows en que los jóvenes y las mujeres del pueblo bailan desaforadamente. Con el paso de los años y el fin de las utopías hippies de los ‘60 y ‘70, lo que sobrevive de la película de Englund es su encanto y ligereza narrativa, la fusión alegre del mito del oeste y la cultura rock. Una extraña combinación entre el pistolero y el músico, conectados por la destreza física. Ramiro Sonzini
Esta entrada fue publicada en Funciones, Textos/Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s