6/8: EL REY DE LA COMEDIA de Martin Scorsese

El foco de Jerry Lewis da un salto hasta los 80 y allí nos encontramos con Martin Scorsese y Robert De Niro junto a nuestro homenajeado. “Un Lewis crepuscular“, bautizaron a esta película los hermanos Von Sprecher, programadores de este ciclo.

El rey de la comedia de Martin Scorsese (Estados Unidos, 1983, 103′)

Comparar a Lewis con Scorsese, parece una tarea forzada. Se podría decir que en las dos más famosas películas de Scorsese (Taxi Driver & Buenos muchachos) el protagonista es aparentemente alguien del montón, medio tonto (sobre todo el Travis de Taxi Driver) y que termina triunfando. Lo mismo que pasa en varias películas de Lewis (en De golpe en golpe y El ingenuo, más concretamente). Pero El rey de la comedia se podría considerar como una suma entre los rasgos autorales de Scorsese y los de Lewis. Algo bastante extraño teniendo en cuenta el egocentrismo de Lewis (tanto en la vida real, como en la ficción). Ese egocentrismo, justamente, deja afuera el que tal vez sea el tema central de la carrera de Scorsese: la culpa (un tema que se manifestaba de lleno en La última tentación de Cristo, casi un resumen de la obra de Scorsese hasta ese entonces). Robert Pukin (De Niro) podría verse como una reencarnación todavía mas exagerada, desaforada y psicótica de los fanáticos de Hollwood y de la cultura pop que Lewis encarno más de una vez (Locos por Anita, Artistas y modelos). En una versión mucho mas pesimista, claro está (al igual que los personajes de las dos últimas películas que Lewis filmó en los ’80: Trabajando duro y Más loco que un plumero). Esta clase de personajes ya están, directamente, destinados al fracaso. Mientras que Lewis, probablemente, sencillamente se interpreta a sí mismo. Opuestamente a los personajes carismáticos y simpáticos de sus clásicos, acá está totalmente desagradable y antipático. Con la película que más dialoga de la filmografía de Scorsese es con Después de hora. Realizada inmediatamente después de El rey de la comedia, es una pesimista comedia negra sobre una noche en la vida de un (supuestamente) oficinista promedio. Al igual que en El rey de la comedia, los personajes grotescos y exagerados sirven como una crítica al mundo de los 80s y de la cultura de masas, como nunca más lo haya hecho Scorsese en toda su filmografía. El rey de la comedia es una película de Scorsese de la que solo hablan los cinéfilos, lejos está de la fama de Taxi Driver, Toro salvaje, Buenos muchachos o incluso películas menores como La isla siniestra. En su momento fue un fracaso y (al contrario que Toro salvaje) no fue del todo revalorizada con el tiempo. Otro buen motivo para pasarla. Paul Von Sprecher
Esta entrada fue publicada en Funciones, Textos/Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s