3/8: FORAJIDOS SALVAJES de Monte Hellman

“Westerns alucinados”: turno para el Dream Team, que saca a relucir a uno de sus talentos ocultos.

Forajidos salvajes de Monte Hellman (Estados Unidos, 1965, 82′)

A primera vista, Forajidos salvajes puede parecer un western como cualquiera. Pero quien mire atentamente podrá notar que se trata de un objeto muy raro. La película participa de una variante del género que habría que denominar western “de casualidad” y que surge cuando un acontecimiento caído del cielo pone en situación de pistoleros a unos tipos que más bien pasaban por ahí. Así les ocurre a Jack Nicholson y a Cameron Mitchell, que por gracia del demonio y mientras empacan el cepillo de dientes pasan a cowboys perseguidos con serio peligro de muerte. Esta situación de héroes aparentemente inexpertos obligados a cuidar sus jugadas parece ser favorable al cine. Pensemos por ejemplo en La noche del cazador o en Undertow, películas que al igual que Forajidos salvajes retratan autodidactas en eso que los franceses llaman misè-en-scene, un concepto que nunca entendí pero que vagamente intuyo relacionado a una toma de conciencia respecto del espacio, la ubicación, la magnitud de los movimientos. Hellman equipara el relato con el poder encantador de los materiales. Parte de una estirpe de cineastas con fe en que hay algo que está ahí, una existencia concreta que se impregna en el celuloide y enriquece el plano, se nutre de la fuerza material de los caballos, el paisaje, el clima, los ruidos y hasta el horario, aunque también alcanza resultados notables entre cuatro paredes apostando todo al contagio físico de los actores y a desplazamientos medibles con regla de treinta centímetros. Mientras que hace ya un tiempo escucho que el futuro del cine de género dependerá de su capacidad para adosar accesorios o desarrollar inteligentes piruetas culturales, Monte Hellman nos visita desde el pasado y sugiere otra vía fructífera y muy placentera en la depuración, la economía y el gusto por la parte palpable del mundo. Martín Alvarez
Esta entrada fue publicada en Funciones, Textos/Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s