Algunas consideraciones alrededor de los films de Terence Davies

por José Fuentes Navarro
El último BAFICI tuvo una ausencia polémica y acaso injustificada, en ninguna sección quedó Tierra de los Padres de Nicolás Prividera. Pero el cinéfilo puede haber notado dos ausencias un poco más veladas (y que seguramente tienen una explicación de orden económico): la última película de Terence Davies, El profundo mar azul, y el último film de Abel Ferrara, 4:44 The last day on Earth. También se puede decir de ambos que son grandes cineastas pero por alguna razón no detentan el consenso crítico, no tanto en cuanto al valor de su(s) obras sino más bien en el sentido de cineastas que nunca llegaron. A este dúo se le puede sumar a Alexánder Sokúrov y el despropósito se magnifica. No me olvido que Sokúrov ganó en el Festival de Venecia el año pasado, pero primero se tuvo que correr de Cannes a Venecia, después hacer una película molesta pero políticamente correcta, adaptar una historia canónica (la del Fausto) y pasarla por el sistema Sokúrov… ¡pum! León de Oro. ¿Quién se iba a atrever a premiar Taurus o incluso El Sol? Es un premio tardío, parece uno de esos Oscar a la trayectoria que dala Academia a algún viejo/a más cercano al arpa que a la guitarra. Esperemos que Sokúrov se haya hecho su chequeo médico anual. En lo que tiene que ver con Davies y Ferrara (quien sí brilló alguna vez en la marquesina y ahora sus films no se estrenan en salas comerciales) es un poco más fácil, hacen una película como mínimo interesante cada tanto, se proyectan en algún festival que no es Cannes (donde se prefieren vendehúmos estilo Von Trier, cuyo personaje es tan o más importante que sus películas) y después caen de nuevo en un somero olvido. Claro que estos tipos tienen sus defensores. Nicole Brenez escribió un libro sobre Ferrara, Jonathan Rosenbaum era el campeón de Davies cuando escribía en el Chicago Reader y acá a la vuelta nuestro Roger Koza siempre está atento en su cineclub o en su taller El Ojo Soberano -inscríbanse, ¿qué están esperando?- para exhibir y comentar las últimas películas tanto de uno como del otro. Si bien es un tema que da para largo, estos dos meses, por lo menos, vamos a desviar un poco la mirada del olimpo canino para ver películas de dos grandes autores y tratar de considerarlos más allá de esos consensos.
Los Beatles arruinaron la música pop. Eso sí es gracioso. Lo afirma Davies en Del tiempo y la ciudad, el extraordinario documental sobre Liverpool, su ciudad natal, que hace unos años se estrenó incluso en Córdoba. A minutos de decir con sorna semejante dictamen suena una canción de los Hollies, una de las grandes bandas de la british invasión. Parece un contrasentido. No lo es. Salvo en La casa de la alegría, en todas las películas de Davies los personajes cantan, casi siempre lo hacen juntos y todos  se saben las canciones, por lo general pop hits anteriores a 1950.
Con los Beatles, se produce una segmentación, se inventa un mercado. El de los adolescentes. Es su música. No se comparte, los adultos la detestan. No hay más posibilidad de cantar juntos. Si para Davies los momentos felices son escasos, con la aparición de los Beatles se terminaron. El plano más conmovedor que filmó Davies en su carrera, y que es el momento clave en El profundo mar azul es aquel donde Rachel Weisz es la única en el bar que no se sabe la letra de “You belong to me”.

El profundo mar azul

Se puede separar el cine de Davies en dos vertientes: la parte autobiográfica conformada por: la Trilogía, Voces distantes, vidas quietas, El largo día acaba y Del tiempo y la ciudad; y las adaptaciones ya sea literarias o teatrales: La Biblia de Neón, La casa de la alegría y El profundo mar azul. Claro que Davies es un autor y sus obsesiones y temas atraviesan toda su filmografía. Si se tuviera que elegir qué tienen en común todas las películas aparte de su mirada sobre el cine y el mundo, es que cada una supone una mejora en el manejo de los materiales con respecto a la anterior. La Trilogía funciona como tremendo bosquejo que se perfecciona en Voces distantes y de la que El largo día acaba, más imperfecta pero también más lúdica, es continuadora. El llamémosle agregado tiene que ver sobre todo con las instituciones (la iglesia y la escuela). Son dos grandisimas películas, el protón y el electrón se su obra.
La Biblia de Neón es la primera adaptación de Davies sobre el (supuesto) libro de John Kennedy Toole, y es claramente la película de transición en su obra. Sin embargo en el título se vislumbra lo que a Davies le interesa además de ser un vehículo para que la rompa Gena Rowlands. La casa de la alegría en una primera mirada parece la película más distanciada en lo temático y en lo formal del mundo Davies, aunque también se puede ver como una ampliación de su furibundo comentario sobre la aristocracia en Del tiempo y la ciudad. Su última película es la cosecha de lo que ha venido moldeando en lo que tiene que ver con el apartado adaptaciones. Un argumento nimio basado en un obra de teatro de Thomas Rattigan y protagonizada por Rachel Weisz y Tom Hiddleston (el Loki de Los vengadores) son el vehículo donde destila su tercer gran película hasta la fecha, El profundo mar azul.
El cine inglés no existe. Malevolencia difundida por los jóvenes turcos de los Cahiers en los 60s. Algo de razón tenían, pero es un chiste viejo y gastado. Mi respuesta falaz sería esta: esos franceses adoraban a Hitchcock y a Chaplin. Tómense un five o’clock tea.
Esta entrada fue publicada en Textos/Críticas. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Algunas consideraciones alrededor de los films de Terence Davies

  1. Leonardo dijo:

    Muchas gracias, muy interesante. Me pareció genial ese tono tan “picante”, es un escritor comprometido que no anda con vueltas. Aguante el cinéfilo con el mejor cine y las papas mas deliciosas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s