29/5: FUERTE APACHE de John Ford

Última función del “Interludio clásico” con Mr. John Ford, uno de los directores más geniales del cine además del humano más esquivo para las entrevistas. Fort Apache es la primera de la “Trilogía de la Caballería”, cuyo rasgo distintivo tal vez sea que a Ford le importa un comino la épica militaresca, mientras que posee una sensibilidad exquisita para filmar comunidades.

Fuerte Apache es la primera parte de lo que en periodismo se conoce como “Trilogía de la Caballería” del genio tuerto John Ford y que también compromete, en sucesión cronológica, a La legión invencible (She wore a yellow ribbon, 1949) y a Rio Grande (1950). Esto podría confundir al espectador y hacerle pensar en múltiples secuencias de acción a lomo de equinos. No es tan así. Durante una gran parte de la película, más austero y con ganas de caminar, Ford recorre la comunidad del Fuerte al que llega, resentido, el teniente coronel Owen Thursday (Henry Fonda). El hombre, con firme arrogancia, les hace saber inmediatamente a todos: “Ya encontraré la manera de largarme de acá”. Mientras pasea por el lugar, Ford demuestra que el costumbrismo puede ser algo más que una estrategia para atraer taquilla haciendo mal cine. Consigue, encima, dotarlo de algo parecido al suspenso. También, por supuesto, es un western. El resultado de todo esto es una rutina que se desenvuelve con naturalidad y al mismo tiempo sospecha de sus límites. El transcurrir sinuoso y fresco de la travesura, las borracheras, las tertulias nocturnas y los escarceos amorosos se cortan por la irrupción recta del autoritario jefe Fonda. Ford mira con una cierta objetividad, una distancia que al mismo tiempo que recoge las cualidades del contexto permite que surjan unas cuantas preguntas: ¿por qué Fonda aleja de su “mesa chica” al antiguo compañero Collingwood, y por qué ese alejamiento nunca se produce del todo? ¿cuánto hace que el teniente coronel no baila con una mujer? ¿qué código tácito detiene a la mujer de Collingwood mientras el regimiento parte hacia la batalla? ¿qué ambiguo significado tiene para el personaje de Wayne que lo manden a la retaguardia durante el enfrentamiento contra los indios? Fuerte Apache es una película de silencios que quedan atrapados entre dos frases. La segunda de ellas es una mentira convertida en memoria histórica que, con complicidad del espectador, pronuncia Wayne casi sobre los créditos. ¿Qué es, entonces, aquello que permanece encerrado entre esas dos declaraciones? Tal vez aquello que según Jean-Marie Straub nunca cambia en un film de Ford: el entramado social. Y que en este caso implica la imagen de un grupo de reclutas jugando con armas y caballos, niños que pronto serán conducidos a la muerte. Martín Alvarez
Esta entrada fue publicada en Funciones, Textos/Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s