Tarkovski entre dos árboles

El primer plano de su primera película mostraba a un niño de pie junto a un árbol joven.
El último plano de su última película a un niño tumbado a los pies de un árbol muerto.
Uno podría considerar que se cierra el círculo que es una señal de adiós.
Pero cuando rodó este plano, Andrei no sabía que estaba enfermo.
Otro enigma más, que cada uno descifrará a su manera.
Algunos predican sermones.
Los Grandes lo dejan en manos de nuestra libertad.
Cada uno decidirá por sí mismo si el Océano de “Solaris” existe.
Si la Zona de “Stalker” existe.
Si Alexander, el personaje de “Sacrificio” realizó un milagro o no.
Cada uno encontrará su llave para entrar en la casa de Tarkovski, el único cineasta cuya obra se halla entre dos niños y dos árboles.
Off de Un día en la vida de Andrei Arsenevich de Chris Marker
(montaje de imagen y texto por Ezequiel Salinas)
Esta entrada fue publicada en Aforismos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s