14/12 – LA NOCHE DEL CAZADOR. Cierre de temporada: ROAD TO NOWHERE de Monte Hellman

La Noche del Cazador elige para cerrar el año este fascinante y en más de un sentido desconcertante -lean a José Fuentes Navarro más abajo- film del norteamericano Monte Hellman. En los últimos días, le escuchamos -también al riojano Navarro- una justa definición de Road to nowhere: “es un hechizo”.

Road to nowhere de Monte Hellman (Estados Unidos, 2010, 121′)

10 puntos para Road to nowhere

1. Monte Hellman: un mito. ¿Pero dónde ubicarlo? Tiene casi 80 años, este es su primer film en 23 años. Responsable de fulgores como Two lane blacktop, Cockfighter o The shooting. Un desclasado. Su hogar simbólico debería estar en medio del Atlántico.
2. Road to nowhere es una película que al mismo tiempo son tres. La de Hellman, la película dentro de la película que dirige Mitchel Haven y una tercera que da cuenta de la historia que las articula: una trama policíaca sobre la muerte de Velma Duran investigado por un paranoico agente de seguros que trabaja parala Universal.
3. Al final de los créditos se ve una leyenda que dice basada en una historia real. El film se basa libremente en algunos hechos de la vida de Laurie Bird, protagonista de Two lane blacktop, quien mantuvo un amorío con el propio Hellman y a quien está dedicada la película.
4. Sí, es una puesta de abismo, y sí, piensen en David Lynch. Pero sólo como puntos de partida.
5. Si esto suena complicado esperen a ver la película. La narración espacio-temporal pierde sentido. Los actores parecieran tratar de escapar de la ficción o las ficciones.
6. Entre esos actores esta Shannyn Sossamon, que brilla con luz propia. Desdoblándose según se requiera, a veces en el mismo plano, con apropiada sutileza.
7. En determinado momento Mitchell Haven (nombre parecido a Monte Hellman) mira tres películas: The lady Eve de Preston Sturges, El espíritu de la colmena de Víctor Erice y El séptimo sello de Ingmar Bergman. Una película del periodo clásico de Hollywood, un película moderna, un clásico europeo, respectivamente. Al final siempre dice: it’s a fucking masterpiece, entre absorto y resignado. No son citas cinéfilas, mas bien insinúan algo sobre el cine. No se muy bien qué.
8. En The trip de Michael Winterbottom, Rob Brydon le dice a Steve Coogan: “Estamos en el 2010. Nada nuevo se puede hacer, a lo sumo tomar algo que ya se hizo antes y tratar de hacerlo mejor”, lo que me hace repensar el punto 4. The trip es un chiste desaforado pero también es una película que avanza de la mano de la tristeza, de estrellas que se apagan en los caminos del norte de Inglaterra.
9. Un dato técnico: el film de Hellman (y el de Haven) está filmado con una cámara de fotos, la Canon 5D Mark II que se ve constantemente en la película y cuya publicidad, cuando salió a la venta, fue la realización un capitulo entero de la serie Dr. House.
10. En los puntos anteriores noto que no digo nada sustancial sobre la película. Quizás como dice Winterbottom ya está todo hecho y se trate de mejorarlo. Retromania. ¿Pero qué va a pasar cuando lo retro se enfrente a su reciclaje, a los noughties (la década 00)? Prefiero el dispositivo de Hellman. Ese camino, aunque conduzca a ninguna parte. José Fuentes Navarro
Esta entrada fue publicada en Funciones, Textos/Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s