5/12 – FANTASMA: HHH: RETRATO DE HOU HSIAO-HSIEN (Assayas) + LOS SIGNOS (Green)

Penúltimo Lunes de Fantasma, en un año que tuvo en el centro de su programación al taiwanés Hou Hsiao-hsien. Assayas, el cineasta-crítico francés, le dedicó en 1997 el documental HHH, un buen ejemplo de crítica fílmica. Completa el programa un “mini-film” maravilloso de Eugène Green, quizá el mejor cineasta yanquifrancés del mundo, y un hombre siempre capaz de hacer aparecer algo extraordinario en el universo de la costumbre.

HHH: Retrato de Hou Hsiao-hsien de Olivier Assayas (Francia/Taiwán, 1997, 91′) + Los signos de Eugène Green (Francia, 2006, 31′)

Las películas de Eugène Green se pasean entre dos espacios. Por un lado, el espacio reducido, íntimo, burgués, mundo de las pequeñas acciones, de los primeros y medios planos, de los recurrentes planos detalles que Green gusta hacer sobre pies, manos, objetos. Por otra parte, una zona de dimensiones más amplias, de fondos abiertos, naturaleza, calle, bar, aventura. Entre medio, hay puertas, y Green también disfruta mucho filmándolas. Este tránsito le permite al director volver sobre una salida, otra vez en Los signos: la rebeldía adolescente saliendo de la protección hogareña. Su virtud es interpelar ambos espacios con la misma cuota de intriga, de intransigente pudor hacia la vida interior de sus personajes. La renuncia al psicologismo u otros mecanismos de explicación causal muy en boga, convierte a la experiencia de ver sus películas en una forma de placer basada en la observación de gestos y materiales que bien podrían ser indicios, y la posterior extracción de impresiones inciertas, como les ocurre a la madre y a los dos hijos con esas tres fotografías de Maixetxu Etchevarría al final de Los signos, como quizá se sintió Green cuando vio por primera vez ese tríptico y se inspiró en él para hacer un “mini-film”. De esta manera, Los signos plantea, con claridad y con la belleza sencilla que caracteriza el estilo de Green, un asunto de cinefilia: que interrogamos a las imágenes en el intento de saber hacia dónde va el mundo (porque como dice con una vaguedad admirable el marinero amnésico que hace Mathieu Amalric, “el mundo va a alguna parte”), que gran parte de nuestra identidad es imaginaria.
En nuestro caso, gran parte de esa búsqueda tomó forma, este año, en algunas películas de Hou Hsiao-hsien que quisimos programar, y que ahora se cierra con el documental HHH: Retrato de Hou Hsiao-hsien que el francés Olivier Assayas le dedicó en 1997. Assayas convierte a Hou en un personaje de un film de Hou, una tarea que, es cierto, ya había cumplido con creces el taiwanés mismo. Lo persigue por el barrio de su infancia, lo registra reencontrándose con la gente de ese barrio, le pregunta por la historia de Taiwán, su manera de narrar, la música pop, recorre en planos housianos sus objetos cercanos mientras conversa y fuma con sus colaboradores, encuentra a algunos de sus actores en un bar de karaoke. Quizá el gran logro de Assayas, cineasta transformador de géneros, consiste en mostrar que un documental en principio muy clásico puede alcanzar esa tercera dimensión que llamamos “escena” (concepto central en el cine de Hou), y que consiste en yuxtaponer la información junto con una descripción del espacio y una percepción del tiempo en los que esa información se desarrolla. O quizá la programamos porque queríamos, junto con sus películas, tener una imagen de Hou Hsiao-hsien en persona. Y esa en que canta karaoke es inolvidable. Martín Alvarez
Esta entrada fue publicada en Funciones, Textos/Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s