30/11 – LA NOCHE DEL CAZADOR: RÍO LOBO de Howard Hawks

Uno de los eventos del año en Cinéfilo es sin duda la presentación esta noche del último opus del gran Howard Hawks, Río Lobo, dentro del ciclo 2+2 = 5 programado por La Noche del Cazador para fin de año.

Río Lobo de Howard Hawks (Estados Unidos, 1970, 114′)

por Fernando Pujato

Que cierra la trilogía de Río Bravo y El Dorado, que es una suerte de remake menor de estas dos, que por ser el último filme de Hawks adquiere un tono crepuscular, que John Wayne está gordo y viejo y apenas puede cabalgar, que los intérpretes secundarios actúan menos que regular, que Jorge Rivero se expone al ridículo (esto es una idea mía) con sus calzoncillos largos color rosa y que, finalmente, como señala el gran Serge Daney “sólo sucede una cosa en Río Lobo: el “hijo” -al que Waine le había encargado custodiar el oro-  muere por estar imperfectamente castrado (los dardos de los insectos quedaron en su interior)”. Tal vez haya algo de todo esto en el filme -sobre todo los calzoncillos de Rivero y sobre todo para aquellos que piensan que el mejor Hawks no es precisamente el último- pero también todo esto no es suficiente para dar cuenta de él. Además de las amistades viriles, el cumplimiento del deber cívico y militar y la presencia femenina como ítem aglutinante y resolutivo, además de un final justiciero y piadoso, de una críptica lectura lacaniana y, por supuesto, de sus maravillosos peronajes y de lo bella que está Jennifer O´Neill, hay en Río Lobo no sólo una inversión de la función de la Ley en la figura del sheriff corrupto al servicio de intereses más lucrativos que su salario sino, sobre todo, que el espacio físico y simbólico que garantizaba su funcionamiento al servicio de las libertades individuales ya no es suficiente- nunca lo fue pero aquí más que nunca- para contener nada, para aglutinar nada, para refugiarse.
Aquel lugar protector de Río Bravo (la oficina del sheriff, el algualcil o como se lo llame) ya no existe como tal sino más bien como una pervivencia tenaz pero casi inútil; ese interregno entre la primera parte del filme, la guerra sececionista, el robo del oro, el fin del conflicto y una confesión, y la segunda parte, un pueblo fantasmagórico, un secuestro y un rescate y una venganza por partida doble, es la oficina de la Civilización, el lugar público, protector y casi intocable que une, como último acometido, los espacios abiertos pero también la  bisagra que clausura, para un lado, un mundo conocido pero que ya no puede ser más, y abre, para otro lado, un mundo no tan desconocido, pero sí desestabilizador, que pugna por llegar a ser. Se venía el spaghetti western y el mainstream, se venía el post-Vietnam y el intervencionismo feroz, pero hasta que eso suceda, tanto en el cine como en la historia de los United States, el último filme de Howard Hawks conmociona por la apabullante sencillez de su forma, de su relato y de la porfía de mostrar que algunas conductas son preferibles a otras porque el anacronismo ético es tan sólo un discurso vacío. Y no es un canto del cisne. Es un placer. Fernando Pujato
Esta entrada fue publicada en Funciones, Textos/Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s