14/11 – FANTASMA: FRANCISCO, JUGLAR DE DIOS (Rossellini) + CANTICO DE LAS CRIATURAS (Gomes)

Esta noche en Fantasma: doble programa “San Francisco de Asís”. Su tratamiento realista en Francisco, juglar de Dios, de Rosselini, junto al relato más lúdico, algo disparatado, del portugués Miguel Gomes en Cántico de las criaturas. Dos maneras, también, de concebir la relación entre el cine y la naturaleza.

Francisco, juglar de Dios de Roberto Rossellini (Italia, 1950, 75′) + Cántico de las criaturas de Miguel Gomes (Portugal, 2006, 20′)

En este doble programa, el punto de contacto que las dos películas establecen es la figura de San Francisco de Asís: santo italiano de finales del siglo XII, fundador de la orden franciscana, que dedicó su vida a predicar una existencia austera y simple, bajo la más estricta pobreza y obediencia de los Santos Evangelios, un amante de la naturaleza y de todas las criaturas del señor.
Tanto Rossellini como Gomes comienzan sus películas con “El Cántico del Hermano Sol”. Compuesto por Francisco en sus útlimos años de vida, es una alabanza al señor y todas sus criaturas: el sol, la luna, el viento, las nubes, el agua, el fuego, la tierra. Si bien el texto es el mismo, la forma en que cada cineasta lo incorpora es radicalmente distinta y ejemplifica las diferentes concepciones de puesta en escena (y de cine) de cada realizador.
En el comienzo de Francisco, juglar de Dios, escuchamos en off una voz recitar el mencionado cántico. Luego, veremos el primer capítulo, en el que “el Hermano Maseo quiso poner a prueba la humildad de Francisco”. A lo largo de los once pasajes que componen la película asistiremos, por un lado, al estricto seguimiento de la práctica religiosa de la comunidad franciscana: cómo se concibe la fe, cómo se concibe al prójimo, cómo se conciben los quehaceres y los objetos (propios y ajenos). Por otro lado, presenciaremos la insistencia de Rossellini por registrar, casi testimoniar, las maravillosas criaturas de las que habla el recitado del comienzo: la torrentosa lluvia de la secuencia inicial, los pájaros que descansan en las ramas de los árboles mientras Francisco reza una oración, el fuego que comienza a consumirse justo antes de que Fray Junípero llegue con leña para avivarlo, el cielo y el viento que dan cierre al la película. Pareciera que Rossellini nunca sería capaz de poner la cámara, el dispositivo, por sobre lo que está frente a ella.
El cántico de las criaturas también comienza con el escrito de San Francisco, pero en forma de canción e interpretado por el trovador italiano Paolo Manera. La canción suena sobre un montaje de imágenes de la ciudad de Asís. Un recorrido por sus calles, sus pasajes, sus plazas, sus estatuas, su Basílica. Luego, mediante unos planos detalle de un cuadro en el que se retrata una escena de Francisco dando un sermón a unas aves, entraremos en un pesebre viviente, en el que presenciaremos la representación de un encuentro entre Francisco y Clara, para terminar con la caída de la noche, y los animales del bosque cantando a la gloria de Francisco. Gomes no trata de registrar, de documentar, ni las prácticas religiosas franciscanas ni las maravillosas criaturas del señor; más bien activa un dispositivo cinematográfico hiperlúdico para testimoniar las huellas de una figura en un espacio y en una cultura desde el presente. Aquí el foco está puesto en los materiales y en la manera en que éstos pueden usarse. Ramiro Sonzini
Esta entrada fue publicada en Funciones, Textos/Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s