31/10 – FANTASMA: UN LAGO de Philippe Grandrieux

Última película del programa Septiembre-Octubre de Fantasma. Una obra maestra de Philippe Grandrieux, un hombre capaz de declarar lo siguiente: “Qué buscamos, desde que los primeros trazos de manos impresionaron en una roca el largo, alucinado deambular de los hombres a lo largo del tiempo, qué intentamos alcanzar tan febrilmente, con semejante obstinación y sufrimiento, a través de la representación, de las imágenes, sino abrir la noche del cuerpo, su masa opaca, la carne con la que pensamos –y presentársela a la luz, a nuestros rostros, al enigma de nuestras vidas.”. No se pierdan Un lago.

Un lago de Philippe Grandrieux (Francia, 2008, 90′)

por Fernando Pujato

La tentación de contar, de narrar, de buscar una historia -por mínima que sea- que permita decir algo del filme. Decir con él o a través de él. Explicarlo, detenerlo, congelarlo, congelar sus imágenes, alguna imagen y, en última instancia, el análisis del filme, su “muerte”, su descomposición a 24 fotogramas por segundo que revelarán lo “real”, la realidad del cine, lo que se desea de él. ¿Y cómo escapar a esta fascinación de esclarecimiento, de interpretación, de fabular sobre lo que se ve? ¿cómo negar la escritura sobre lo que se cree ver? Una respuesta: Un Lago, de Philippe Grandrieux. Y una contradicción: hay algo que decir.
Que el cine todavía no ha perdido su capacidad de asombrar. No ya digamos de batallar contra la televisión o el clip, contra su fagocitación, sino de seguir reinventándose a través de su más bien breve historia, de continuar como arte “impuro” -tal vez tanto o más que siempre- que pone en escena el movimiento, la vida que se mueve, cualquier vida, los mundos que mutan, cualquier mundo, aquello que permanece en el cambio y lo que ya no podrá ser, los que parten y los que quedan, el pasaje de los espacios y el trastocamiento de las formas, su circulación.
Y todo esto está en Un Lago, que efectivamente cuenta la historia de una pérdida pero también de un transcurrir, de alguien que llega, al cual se le ofrece reparo y comida y que rescata de la muerte al que lo ha cobijado y que se marcha con la hermana de éste; el The Gift de Marcel Mauss, el don y el contra don de la existencia humana, la reciprocidad inalienable de cualquier tiempo, en cualquier lugar, en esa cabaña en el medio de la nada que parece ser el último refugio, o el primero de ellos, de un mundo desconocido más allá de ese lago que se debe cruzar para refugiarse, para volver, para partir.
Y que está en ese plano levemente picado de dos siluetas deambulando entre árboles milenarios, una diminuta presencia humana en la inconmensurabilidad de un bosque pretérito, en la fisicidad de las caricias familiares y en el sexo de una nueva, única, relación, en esa casi comunión con un otro animal y con ese paisaje inclemente y protector. Una vista fantasmagórica diurna. Una danza fantasmática nocturna.
Tan cerca de Murnau o de Lang, por el clima que se opera en sus formas, como de los videos de Kuntzel, por la radicalidad de su búsqueda o, si se prefiere, una vez más, lo arcaico y lo hipermoderno que se tocan, que confluyen, que se interpenetran en algo que no es ni un retorno al cine mudo ni un desembarco oclusivo en lo digital o, si se prefiere, tal vez hoy más que nunca por su accesibilidad y por su disponibilidad, la tecnología y la técnica adquiriendo un sentido a través de su uso, de un filme que inscribe imágenes por fuera de la retórica, que no inunda la pantalla de lo escrito, que nos deposita en el fluir de la existencia de lo que sea. En esa imaginación del cine aún no conquistada.
Esta entrada fue publicada en Funciones, Textos/Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s