14/10 – 9 HISTORIAS DE CINE DE LOS 90: Cecilia Barrionuevo presenta IRMA VEP

La séptima película del ciclo es una fascinante película sobre otra película. Cecilia Barrionuevo eligió esta comedia de remolinos culturales titulada Irma Vep y dirigida por el francés Olivier Assayas.

Irma Vep de Olivier Assayas (Francia, 1996, 99′)

por Cecilia Barrionuevo y Marcelo Alderete*

Olivier Assayas continúa, y enaltece, la tradición iniciada por los críticos surgidos en la revista Cahiers du cinema a finales de la década del ‘50, luego devenidos directores. Aquel grupo (el quinteto de la muerte) conformado por Godard, Rohmer, Rivette, Truffaut y Chabrol que creó la Nouvelle Vague y cambió la historia del cine y (de la crítica) por siempre jamás.
Assayas comenzó su carrera en el cine como crítico. Allí se especializo en el cine proveniente de Oriente en una época en donde Hou Hsiao-hsien, John Woo y Wong Kar-wai eran nombres apenas pronunciables para el público occidental, pasó luego a desempeñarse como guionista (para André Téchiné, entre otros) y llegó inevitablemente a la dirección.
Como buen heredero de la Nouvelle Vague sus primeras obras trataron casi exclusivamente sobre jóvenes y sus historias de amor, de desamor, de búsqueda o de simple derivar y París, casi siempre París y sus barrios, de escenario.
En 1996, Assayas realiza Irma Vep y su figura se transforma para siempre en uno de los nombres claves del cine actual. En realidad, para ser justos, tres figuras: la de Assayas, la de Maggie Cheung y la de Irma Vep.
Irma Vep cuenta la historia de la filmación de un remake del clásico serial del cine mudo Les Vampires de Louis Feuillade, y se centra en su protagonista, la enigmática Irma Vep del título, interpretada por Maggie Cheung. La película muestra, entre otras cosas, los problemas de su director durante el rodaje y la adaptación de una estrella del cine de acción de Hong Kong a otro país (y a un particular mundillo artístico). Pero reducir Irma Vep a su argumento, y a sus innumerables y sofisticados guiños cinéfilos, solo nos llevaría a pensar que se trata de otra película de cine dentro del cine. Y, si bien pertenece a esa especie de género, Irma Vep, como su heroína en la ficción, no es fácil de aprehender.
Los verdaderos temas de Irma Vep son los problemas del cine moderno, qué contar y que herramientas usar para mostrar la incomodad de la vida moderna, como dar cuenta de un mundo en constante cambio con un arte que, en buena parte, no hace otra cosa que repetir los mismos recursos una y otra vez. Los vaivenes de Irma Vep (película y protagonista) son la encarnación de esos problemas y la búsqueda, o al menos el intento, de otras formas, de otra sintaxis.
Realizada con un bajo presupuesto y filmada en 16mm (con su particular fotografía, entre el registro documental y colores saturados), Irma Vep permanece como una de las mejores películas realizadas en la década del ‘90 y, además, respetando una de las tradiciones del cine moderno, como un verdadero documental sobre su protagonista.
*Esta nota forma parte del dossier que acompaña el ciclo 9 historias de cine de los 90.
Esta entrada fue publicada en 1990, Funciones, Textos/Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s