3/8 – LA NOCHE DEL CAZADOR: LA FRONTERA DEL ALBA de Philippe Garrel

Comienza el foco dedicado a Philippe Garrel en La Noche del Cazador. Pronto a estrenarse su nuevo film en Venecia, pasamos esta noche su película anterior, de 2008. José Fuentes Navarro escribe sobre la película, recupera ecos, distingue marcas del cine garreliano.

La frontera del alba de Phillippe Garrel (Francia, 2008, 106′)

El largo duelo. Hay un antes y un después en su obra y, lo digo con pudor, en la vida de Philippe Garrel a partir de 1979. Ese año se suicida su amiga Jean Seberg. Dos años más tarde, su amigo, el gran director Jean Eustache, decide seguir el mismo camino. A partir de estos acontecimientos el cine de Garrel va a sufrir un pequeño pero notable giro. Sus películas, antes furiosas, urgentes y avant garde (que alguien debería programar), se convertirán parsimoniosamente en desencantadas, reflexivas y sobre todo más “narrativas”. Esto comienza a hacerse notorio en El niño secreto (1983) y se afinará a partir de la muerte (¡otra mas!) de la cantante Nico, ex mujer y musa de Garrel en 1988.
Con semejante vida, que también incluye adicciones varias y sesiones de electroshock, deberían hacer una película…
Esa interminable película-duelo, Garrel la viene filmando desde hace 26 años, un work in progress personal.
La cicatriz interior. El último eslabón se llama La frontera del alba (2008). Fotógrafo, Louis Garrel hijo y el chico guapo francés, conoce a actriz famosa y perturbada, Laura Smet, hija de Johnny Halliday. Resultado, la especialidad de la casa, amor fou a la française. Más fou está la actriz, que empieza a asfixiar al fotógrafo y trata de matarse ingiriendo pastillas y es internada. Finalmente se mata. Fotógrafo conoce a otra chica mas dulce y de familia acomodada con la que piensa establecerse, pero le comienza a aparecer el ¿fantasma? de la actriz cada vez más seguido. Le dirá que se reúnan en el más allá. Se completa el círculo, mejor dicho el triángulo (amoroso), otra especialidad de la casa. En el fotógrafo quedará la decisión. Hasta aquí el breve y liviano resumen.
La forma que utiliza Garrel para contar esto no es para nada ligera, es más bien ardua y árida. Los momentos felices son más bien pocos en los films de Garrel. En un extraordinario blanco y negro, cortesía de William Lubtchansky, La frontera del alba es una continuación de las preocupaciones biográficas e históricas (hay un tremendo plano en forma y contenido que remite al cine mudo al respecto) de Garrel, y si bien no está a la altura de Los amantes regulares, profundiza una característica, a mi entender, a desentrañar: filmar lo privado con una distancia suficiente como para dificultarnos una identificación inmediata, cuando el tema nos invita a hacerlo. El cine como eco.

Jose Fuentes Navarro

Esta entrada fue publicada en Funciones, Textos/Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s