14/6 – MARTES DEL SÉPTIMO ARTE presenta: SLACKER de Linklater

Va entrando en su recta final el ciclo Richard Linklater: Las (R)evoluciones de la vida cotidiana que Martes del Séptimo Arte programó para Mayo y el corriente (el corriente es Junio).

Lo que nos toca en esta (antepenúltima) función, es la vuelta al principio de la carrera del realizador estadounidense para ver Slacker, su film de 1991.

Como todas las noches, presenta y comenta Alexis Cabrolié Cordi. Y es a partir de las 20.30 hs. (la película la largamos a las 21) en San Juan 1020 casi esquina Mariano Moreno.

SLACKER de Richard Linklater (Estados Unidos, 1991, 105′)

El término slacker hace referencia a lo que en castellano podríamos denominar comúnmente, y simplificando algo el término, como antisistema, uno de los motivos recurrentes en la películas de Richard Linklater (Escuela de rockA Scanner DarklyWaking Life…). En esta película el slacker encajaría perfectamente en la figura del autoestopista que viene del funeral de su padrastro y que no trabaja “para no construir su muerte poco a poco”. El filme, que edita ahora Avalon incluido en la colección de la filmoteca FNAC, se abre con un personaje interpretado por el propio director contándole su sueño a un taxista. En su monólogo, expone un par de interesantes planteamientos por los que parece que podría ir encaminada la película; por un lado la importancia de las decisiones que tomamos (o no) que puede determinar de forma completamente opuesta el curso de nuestras vidas (algo que se intentó ejemplificar por ejemplo en Dos vidas en un instante de Peter Howitt), y el hecho de poder vivir una de estas vidas paralelas durante el sueño y la otra en la vigilia (esto lo contó también H.G. Wells en su magnífico relato “Un sueño de Armaggedon”), y aunque después la película no toma ninguna de estas vías (aunque la intención se puede aproximar a la primera), elige una curiosa y experimental forma de narración (que no original pues ya fue utilizada por Max Ophüls en La ronda, por ejemplo) que nos proporciona una divertida comedia algo más que coral, siguiendo a cada personaje o grupo de ellos durante un breve tiempo, hasta que se cruza con alguien más interesante (o no) para seguir a este nuevo individuo. Así, transcurre poco más de un día (salvo contadas elipsis todo sucede en tiempo real), donde a través de breves suspiros de tiempo de una disparatada galería de personajes (un viejo anarquista con ganas de imitar a Guy Fawkes, un estudioso del asesinato de Kennedy —conspiración, claro está—, unos teorizantes sobre series comoScooby Doo Los pitufos y su forma de manipular a los infantes, una yonki —y si no lo es lo parece— que vende citologías de Madonna, etc…) construye un improvisto telar humano dotado de gran autenticidad, que deja a cada personaje un poco más allá de donde lo encuentra, en ocasiones habiendo tomado una decisión que, al fin y al cabo, ha podido cambiar el rumbo de su existencia, pero eso es algo que no sabremos porque la cámara, como la ronda de la vida, no para de girar y de moverse a por otro incauto habitante de la ciudad de Austin (Texas). Sergio Vargas (extraído de miradas.net)

Esta entrada fue publicada en Funciones, Textos/Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s