2/6 – B DE BIZARRO presenta un nuevo ciclo: ESE OSCURO OBJETO DEL DESEO

El cierre de la semana viene con dos renovaciones que dialogan: primero los de B DE BIZARRO que largan nuevo ciclo, ESE OSCURO OBJETO DEL DESEO, a partir de hoy Jueves a la noche. Mañana Viernes, la incorporación de un nuevo espacio a Cinéfilo, SOLO CONTRA TODOS, y otro ciclo sobre féminas en el cine: EVA DEJA DE SER COSTILLA.

Para hoy, B DE BIZARRO invita a que veamos Dead ringers del canadiense David Cronenberg, el cineasta de la “nueva carne” (como dice Ale Cozza más abajo).

Lecturas por Caro Rossi. Comentarios: Mato Ludueña.

Es a partir de las 20.30 hs. en Bv. San Juan 1020 casi esquina Mariano Moreno.

Los invitamos a leer ahora el texto escrito especialmente por Alejandro Cozza para este raro seleccionado de películas:

Ese oscuro objeto del deseo

Dead ringers de David Cronenberg

¡Viva el papo!

 Vagina: Conducto que en las hembras de los mamíferos, exceptuando los monotremas, se extiende desde la vulva hasta el útero. (Diccionario Kapelusz)

– Dead ringers: Cronenberg. El gran David. ¡La nueva carne al poder! Labios de churrasco. Gemelos ginecólogos. Un único actor en doble rol: Jeremy Irons. Un único amor para dos hombres. Resultado: una vagina mutante con doble conducto. Materiales quirúrgicos especiales para tratar médicamente a la mujer. Los utensilios dan miedo, parecen sacados de la pesadilla más trasnochada y libidinosa de H.R. Giger. Los hermanos también meten susto. Cronenberg se va al carajo en 1988. Un avanzado. Filma una obra maestra de apasionada insania. Vendrían adelantados discípulos. O mejor decir, promiscuos. (2/6)

– Teeth: Virgen al matrimonio + represión sexual = vagina dentada. Mutaciones producto de una planta química de desechos nucleares. ¿O era por la represión sexual tan republicana? ¿O era la materialización del american way of life mas rancio? “¡Papá! ¡Mamá! ¡Gwen me mordió!”. Incesto. Castraciones al por mayor. Atrévete a meter la mano ahí… Freud. Con semejante rubia (cuasi) virginal, mejor hacerse ecologista. ¿¡¿¡Que está comiendo ese perro?!?! (9/6)

– Bad biology: Más vaginas mutantes. Ahora, ninfomanía extrema con delirios de grandeza. La vagina protagonista dice… perdón, la vagina con la chica arriba que protagoniza la peli dice: “Dios quiere follarme, para eso me creó y me dio este cuerpo”. Feminismo a full. Así pasamos del didactismo psi de Teeth al splatter más bizarro. Y descerebrado. Y desaforado. Y desmedido. Sin límites. El director: Frank Henenlotter. Un grande. El genio mas (o)culto del cine gore. Debería ser descubierto para ser llevado a toda enciclopedia de gran cine que se precie de tal. Y de ahí, derecho al manual Kapelusz de enseñanza media. Programadores del Bafici: ¿¡¿donde están?!? (16/6)

– Chatterbox: Una comedia. ¡Al fin! El sexo femenino no es sólo sinónimo de muerte. ¡Basta de Freud! Ok, la menstruación es la metáfora fácil, pero… no sale solo sangre y pichín de ahí. El sexo es también risas y sonrisas. En medio del coito, alguien se pone a hablar. Pero las palabras no salen de la boca de ella, ni de él. ¿Hay una tercera en la cama? ¡Sí! ¡Y está abajo! Y tiene aires de diva. Quiere cantar y hacerse famosa. Ver a Virginia (¿acaso podría tener otro nombre?), la vulva parlanchina, hablando por teléfono con su representante, ¡es la gloria! Y entonando el himno yanqui en medio del Super Bowl es too much. Literalmente… ¡orgiástico! Metáfora chancha fácil: si la chica quiere cantar, ¿cuál sería el micrófono? La respuesta: Mejor miren el final color de rosa. ¡Esos son finales felices! (23/6)

– Agua tibia bajo un puente rojo: Viejo sabio Imamura. Sí, viejo zorro. Despide su filmografía magistral con su declaración de principios más vital. Imamura no necesita tomarse ninguna pastillita azul para que su cine sea el más vigorizante. Ayer, hoy y siempre. “Me interesa la relación que existe entre las clases bajas de la sociedad y las partes bajas del cuerpo”. ¡Aplausos! El sexo de la mujer, como el grifo que riega al pueblo. Vida pura. Placer trascendental e indispensable. Como el agua, que corre bajo el puente. Ay, esos orgasmos acuosos. Torrentes en cada coito. ¡Qué felicidad! ¡Ay, esa mujer! El más perfecto cierre, sin duda, para esta programación. ¡Que lo disfruten! (30/6)

Échenle la culpa a la lora si quieren, pero lisa y llanamente, ¡este ciclo se va a la concha!

Ale Cozza

Esta entrada fue publicada en Funciones, Textos/Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s