Martes 15/3: Comienza el FOCO JEAN RENOIR en cinéfilo

Este Martes iniciamos las funciones de MARTES DEL SÉPTIMO ARTE con el ya emblemático Alexis Cabrolié, un año más en cinéfilo (Bv. San Juan 1020 casi esquina Mariano Moreno).

Alexis nos invita a disfrutar de una selección de películas de JEAN RENOIR bajo el lema EL ESPÍRITU SUBLIME DEL ARTE.

Hoy a las 20.30 hs., veremos LA GRAN ILUSIÓN (1937)

A continuación, su texto de presentación del ciclo, seguido del programa completo.

JEAN RENOIR: EL ESPÍRITU SUBLIME DEL ARTE

por Alexis Cabrolié Cordi

Jean dibujando (1901), pintura de Auguste Renoir

“Desde que el mundo es mundo, hay una especie de tentativa de escapar de la materia y de aproximarse a lo espiritual, que es evidente; y yo creo que toda obra de arte que da un paso, algunos milímetros, hacia el contacto con ese algo espiritual, es una obra de arte que tiene su interés”

Jean Renoir, en “La política de los autores”

Jean fue hijo de Auguste y, al igual que su padre, revolucionó el arte del cual fue parte en una suerte de continuación maravillosa, no coercitiva, por medio de la cual, siguiendo los latidos de su tiempo pero a la vez adelantándose a él como es propio de los más elevados espíritus, puso en movimiento de una manera personal, singular, única, las imágenes y sonidos que de una u otra manera su padre había plasmado sobre la tela. La tela, elemento común a la pintura, al cine y a los fantasmas. El misterio es la regla, lo conocido la excepción. El cine de Renoir es, a pesar de sus certezas, sus verdades, sus razones (“el problema de la vida es que cada cual tiene sus razones”, sentenció uno de sus personajes en La regla del juego), sus preguntas y repuestas, un cine del misterio, del misterio de los colores, los sonidos, los objetos, los sujetos, los misterios,  la condición humana, el encuadre,  la puesta en escena, la construcción de los planos. Deleuze afirmó al comienzo del primer tomo de su díptico dedicado al séptimo arte: “Hemos pensado que los grandes autores de cine podían ser comparados no solo con pintores, arquitectos, músicos sino también con pensadores. Ellos piensan con imágenes- movimiento y con imágenes-tiempo, en lugar de conceptos (…) El plano es la conciencia…”. La sentencia, si bien revela una dimensión sustancial del artista cinematográfico que lo pone a la par de aquellos que pertenecen a las artes más tradicionales, no deja de ser parcial; los grandes autores de cine no sólo son grandes obreros del pensamiento, sino también del cuerpo, de las emociones, del espíritu; de la misma manera, el plano no es sólo la consciencia, sino también la inconsciencia del autor. Esta prolongación de la frase de Deleuze no es una acotación menor cuando se siente visceralmente que la esencia del artista es el misterio, misterio que por cierto al artista Renoir le costó el ser calificado y clasificado, erróneamente, como superficial, banal por un grupo de críticos y público que veían en sus obras un esbozo de lo que luego sería adjetivado despectivamente como “new age”; y es que una cosa es hacer de lo espiritual un comercio y otra una obra de arte, gesto de la memoria, donde se amalgaman con excelsa belleza la inteligencia, los sentimientos, el cuerpo y el espíritu. Henry Bergson en “Materia y memoria: ensayo sobre la relación del cuerpo y el espíritu” despliega los siguientes signos: “El recuerdo representa precisamente el punto de intersección entre el espíritu y la materia (…) y la materia es, para nosotros un conjunto de imágenes, entendiendo por esta una cierta existencia que es más que lo que el idealismo llama una representación, pero menos que lo que el realismo llama una cosa”. Creo que podríamos decir entonces: la materia cinematográfica, sus imágenes y sonidos, son un misterio, palabra esta última utilizada por H.G. Clouzot en el título de una de sus películas en la que muestra, enfocado en Picasso, como muy pocos lograron en la historia del cine, el misticismo de la creación. Por todo esto, hay un punto en el que uno debería preguntarse, más allá de las explicaciones provenientes de la física y la química, cómo es posible que un arte fantasmagórico como el cine, hecho de juegos de imágenes y sonidos espectrales, esotéricos, pueda llegar a ser racionalizado, intelectualizado, con distintos niveles de sofisticación, al punto de volverse indiscernible de un manual de lógica linguística estructuralista.

Renoir hizo de su arte aquello que Morin definió como “Antropología del cine”: “Ilustración del espíritu humano mediante el cine y del cine mediante el espíritu humano (…) haciendo que éste sea, no una fuente de alienación por la cual se olvida el mundo sino un viaje al interior de uno mismo que permite que uno se encuentre con lo mejor de sí: la capacidad de entender y de querer”.

El número 78 de la revista Cahiers du cinema, estuvo enteramente dedicado a su obra y su vida en forma de entrevista realizada por unos, en aquel entonces, 1957, jóvenes Jacques Rivette y Francois Truffaut. Allí sintetizó lo que debería ser la frase de cabecera de toda persona que desee honrar el epíteto de humana: “Llego a preguntarme si la sola excusa de la obra de arte es el bien que pueda hacer a los seres humanos, una participación pequeña en lo que debería ser la obra de cada ser, y que es la cultura humana: la mejora física o moral, o, sobre todo, metafísica”.

Jean fue hijo de Auguste y, al igual que su padre, revolucionó el arte del cual fue parte, pero no, el hijo no vino a cumplir los mandatos paternos truncados, no, no fue la mera prolongación de sus deseos u otro eslabón del árbol genealógico; fue, sobre todo, un Hombre que obedeció a su vocación de la manera más digna en que puede hacerlo un Ser Humano: haciendo de su trabajo una obra sublime del espíritu.

Esta entrada fue publicada en Funciones, Textos/Críticas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s